Lección aprendida (😁) en Mont blanc

Edito el título para q refleje mejor lo vivido. Gracias x leerme y por sus comentarios. Seguimos!

#CCC2016
Unos amigos que me adoptaron una vez pasan diciendo que “se pone todo menos excusas”. El viernes 26 empecé la CCC (Courmayeur-Champex-Chamonix) con el objetivo de correr 101km, subiendo un total de 6100mts por trillos, a través de los Alpes de Italia, Suiza y Francia.

No fue un buen día y decidí concluir mi recorrido a los 27km (6hrs40). Siento que falta de sueño, nutrición, entrenamiento y aclimatación, contribuyeron… pero lo que más hizo falta fue CABEZA (o huevos…).
Estos cinco días en Chamonix no hacen más fácil tomar futuras decisiones de continuar o retirarse de una prueba cuando las cosas no van bien, pero cada vez me convenzo más que, usualmente, si puedes caminar sin dolor extremo, debes seguir, pues al final, TODO se va resolviendo solo.

Ya pasada la tristeza, veo esta semana como una sólida base para #CCC2017… a trabajar la cabeza (bueno… eso!!!)

Peregrino… nuevamente

Ser peregrino significa emprender un camino sin saber el rumbo, lo que se va a encontrar en el recorrido, ni el destino final. Así las cosas, uno camina viviendo un día a la vez, dejándose sorprender por lo grande y lo pequeño, por lo que sale “bien” y “no tan bien”, modelo que se contrapone a la forma estructurada y plástica como vivimos la mayoría, donde un “buen” día es uno en el que no hay sorpresas, pues todo salió según lo planeado.
Fue así como, por 14 días, dejé atras mis planes y emprendí camino como peregrino a Polonia junto a 115 jovenes y “no tan jovenes”. Lo poco que sabíamos era que asistiríamos a la Jornada Mundial de la Juventud, que el Papa Francisco asistiría, y que debíamos dejar en Panamá nuestros planes y estructuras y “dejarnos sorprender” por lo que pudiese venir.

Expectativas:
Como no soy muy bueno es esto de “dejarme sorprender”, tenía mi cabeza llena de situaciones que podríamos vivir, pues había hecho esta peregrinación a la JMJ en Rio en 2013. Anticipaba mucho cansancio, algo de incomodidad y algunas Diosidencias. Y así las llamaremos, pues como peregrinos, atribuiríamos a Dios cada una de estas sorpresas que iríamos encontrando. Esperaba visitar muchos Santuarios, ir en Misión a diferentes plazas, dormir al aire libre en la noche de la vigilia previa a la misa con el Papa Francisco. También viajaba con la esperanza que el Señor me hablara alto y claro, y tenía la curiosidad de cómo lo haría a mi hija Valeria, que se unía a los peregrinos.

Interrogantes:
Emprendía este viaje con “planes” andando en mi vida… en el trabajo, en mi entrenamiento rumbo a CCC el 26 de agosto… en TODO! Me cuestionaba también lo que comeríamos, si podría ayudar a los 115 chicos en cuanto a sus malestares, pues sólo ibamos dos médicos. Pero más importante, viajaba con una pregunta ardiendo en mi corazón, qué quiere Dios de mi?

Peregrinación:
Oficialmente entramos en la “onda” de peregrino con una penitencial el viernes 22 y eucaristía el sabado 23 que, para mí, fueron arando el terreno a través de dos palabras… “Deja que el Señor ponga TODO en orden… sólo así tendrás paz” y “pide con insistencia… importunando”… Y así partimos de Tocumen el 25, llegando exhaustos a Varsovia el día 26 donde nos acogieron en casas de familia. Viajamos a Cracovia el 28 donde nos quedamos en un hostal hasta el día 2. De allí viajamos a Lublin, cerca de la frontera Ucraniana, quedándonos en casas de familia dos noches, antes de regresar a las casas de Varsovia la noche del 5 de agosto, volar a Madrid el 6 y de regreso a Panamá el día 7.

Momentos:
Obviamente el momento de mayor expectativa era la JMJ en Cracovia y el encuentro vocacional con los iniciadores del camino neocatecumenal. Para la JMJ tuvimos que caminar 5 horas con equipaje para llegar al Campo de la Misericordia, una finca de terreno de hierba y tierra irregular que nos permitió vivir la precariedad propia de un peregrino.
Lo “bueno” sin duda, fueron las palabras del Santo Padre, que siempre logra enganchar con el jóven, con un lenguaje actual y sencillo. Invitó a salir de la comodidad del sofá, a ser personaje y no dejar que otros tomen todas las decisiones por uno. Su homilía sobre el Evangelio del encuentro entre Jesucristo y Zaqueo, hablaba de la elección que hace Jesús a cada uno, su misericordia. Otra cosa muy buena fue que los organizadores no escatimaron en regalar agua embotellada en abundancia y mantuvieron baños limpios por más de 24 horas, para 2 millones de personas. El ambiente fue muy seguro, a pesar del temor que existía ante un posible atentado terrorista en una Europa revuelta.
Lo “no tan bueno”, nunca sabremos las razones, pero el Papa se mantuvo muy distante, y la organización se quedó corta en pantallas gigantes. El clima no ayudó pues un bajareque en la noche dejó TODO húmedo, y la mañana nos sorprendió con sol irreverente y temperaturas de 30C.
Lo “feo” tendría que ser el acceso a la JMJ. La caminata de ida fue de 5 horas, por muchos momentos apretujados como sardinas en angostas calles, con poca señalización. El regreso fue aún peor, pues nos tocó caminar 6 horas hasta el hostal, en vista que los buses no se podían acercar, y todo esto en medio de una terrible tormenta eléctrica.

El lunes 1 de agosto se realizó el encuentro vocacional con los iniciadores del camino neocatecumenal, también en el Campus de la Misericordia, pero en vista que “sólo” reunía 200mil personas, caminamos sin equipaje una hora de ida y de vuelta, el clima cayendo la tarde fue fantástico, y el evento sirvió como llamado a la vocación a 3000 chicos, 4000 chicas y màs de 2000 familias, confirmando los frutos que sigue dando este carisma dentro de la Iglesia.

Visitas:
En medio de celebraciones litúrgicas que incluyeron laudes, angelus, vísperas y eucaristías, el grupo de peregrinos fuimos visitando lugar tras lugar, literalmente enterándonos en la mañana, lo que sería el itinerario del día, el cual más de una vez fue necesario cambiar. Detrás de cada cambio, se nos recordaba que lo que ocurre es parte del plan de Dios, y que hay que dejarse sorprender… Esto fue necesario desde el principio, pues mas de 40 del grupo, vieron cómo sus maletas no aparecieron sino 4 días después de haber llegado a Polonia.
En Varsovia visitamos el casco antiguo, el seminario Redemptoris Mater y el campo de concentración de Aschwitz.
En Cracovia también visitamos el casco antiugo, el mercado central, las minas de sal de Wieliczka, el Santuario a Juan Pablo II, el de la divina Misericordia a Sor Faustina Kowalska (ambos santuarios con reliquias de estos Santos), a la Kalwaria Zebrzydowska y su Virgen de los Angeles, y a la Virgen de Czestochowa -patrona de Polonia-
En Lublin visitamos el campo de concentración de Majdanek, el casco antiguo (que fue mi favorito) y donde fuimos recibidos afuera de la casa del obispo, la Virgen de Keblö en Wawolnika y el pueblo de Kazimierz

Peregrinos en Misión:
Tenemos claro que no vamos de turistas. Entonces, en los buses usualmente hay cierta preparación, alguna oración, algún canto. Así, hicimos misión en muchas partes, se llega a algun lugar, y se “hace el ridículo”… Se camina por las calles o nos reunimos en una plaza, donde se canta, danza, o se da algún testimonio público, tratando de TRANSMITIR esta alegría… que si estamos haciendo “el ridículo” cantando al Señor o a la Virgen, danzando como símbolo del triunfo sobre la muerte , es porque ALGO ha hecho el paso de Dios por nuestras vidas.

El Papa Francisco ha llamado a “HACER LÍOS”, algo que como panameños “fanáticos”, hemos sabido hacer bien.

Las misiones donde más testimonio pudimos dar fue en el casco antiguo de Varsovia, donde la lluvia nos atrapó en una estación de metro por más de una hora… En el mercado central de Cracovia donde reunimos casi 300 personas danzando en un gran círculo en el medio de la plaza… En la vigilia de la JMJ donde cientos de jóvenes seguían nuestros tambores alrededor del Campo de la Misericordia… En el campo de concentración Majdanek fuera de Lublin, donde compartimos con un grupo de judíos sorprendidos al oirnos cantar el Shemá Israel, hubo lagrimas en esa tierra Santa, y luego danzamos juntos su Evenu Shalom Alejem dejando claro que compartimos el mismo orígen, las mismas raíces, el mismo sentido que es la caridad… El amor… Y terminamos de misión en el pueblo de Kazimierz frente a cientos de locales y turistas.

Mis principales momentos de la peregrinación:
Dando respuesta directa a mis expectativas e interrogantes, yo tendría que rescatar…
* Tener la certeza que el Señor le está hablando a mi hija, y entre ellos tienen Su propia relación, en la cual no estoy yo metiendo mis narices, me da muchísima paz y me llena de esperanza… DAYENÚ!
* La adoración al Santísimo, junto al Papa Francisco y 2 millones de personas, fue fantástica. Me da la certeza, PALPABLE, de una Iglesia viva… pues no es NORMAL ver cientos de miles de personas de rodillas en silencio, en oración… Allí, cayeron todas mis defensas… y entre sollozos pude exponer-LE los anhelos de mi corazón… y sentí su consuelo.
* Los encuentros con la Virgen… A quien fuimos a visitar donde Karol Wojtyla fue encomendado por su padre y el respondió Totus Tuus (soy todo tuyo), pude encomendarme  y a mis dos hijas… A la morenita de Czestochowa a quien pedí una Gracia de sanación… Y a la Virgen de Keblö a quien se le han verificado más de 250 milagros. Y obvio, cantarle a la Virgen en media plaza de Cracovia, frente a su Santuario.

Sorpresas/Diosidencias:

– Recibir desde la penitencial, una palabra de consuelo… “deja que el Señor ponga orden… para que tengas paz”… no fue coincidencia que sirvió para orientar toda mi peregrinación.  – Haber sobrevivido a MIS planes, forma de hacer las cosas, etc… Pues a pesar de estar “a cargo” de un grupo de peregrinos, me toca obedecer a los encargados. Y en la oficina todo estuvo ok. Y hemos comido ok. Y no entrené un solo día, y creo que eso está ok.
– Ver cómo 40 personas vivieron sin maletas por varios días … SIN QUEJAS, lamentos, rabietas… sin duda alguna, es para mi una manifestación del Espiritu Santo en medio del grupo. La gente compartió y nunca hizo falta nada.
– Encontrarnos con la Virgen de los Angeles, en Zebrzydowska… En el día que se celebraba su solemnidad
– Que el evangelio al azar en laudes fuese el de Zaqueo… El mismo que hemos escrutado tantas veces… El mismo que tocaba el día de la eucaristía con el Papa.

No puedo dejar de mencionar, como me supera VIVIR, la entrega total que han dado las familias en Varsovia, Cracovia, Kazimierz, acogiéndonos y dándonos tanto más de lo que tienen o que suelen compartir para sí mismos… es un signo, una bofetada, una llamada a la humildad y al servicio

Y para concluir, lo que nos tocó recibir en las eucaristías celebrando sábado 6 y domingo 7… en Varsovia nos celebran en la víspera de nuestra partida de Polonia, una eucaristía que concuerda con la solemnidad de la transfiguración … Pre-figura de CÓMO esta peregrinación ha de cumplirse en nosotros… transfigurarnos… traernos de regreso a nuestras vidas, convertidos …. reflejando a Cristo… Y luego en Madrid, nos despide el evangelio que lee “a quien mucho se le ha dado, MUCHO se le pedirá”, como advertencia, que todas estas Gracias que hemos recibido, serán acompañadas de persecuciones y desafíos, para lo que debemos permanecer “en vela”.

Quisiera regresar a casa y mantener este espíritu peregrino… vivir siempre el HOY… agradecido por lo que el día ofrece, entendiendo que poco se debe al esfuerzo o mèrito propio, que todo es Gracia. Me temo que el mundo se encarga de robarnos ese espíritu, pero me quedo con las respuestas que he obtenido durante mi tiempo peregrinando… Este llamado a vivir en el presente, a pedir, pedir y pedir… de manera insistente, al grado de importunar… Y vivir con la certeza, que Dios camina delante de mi, pondrá orden en mi vida y me regalará la paz.

Ahora a prepararnos para la JMJ 2019 en Panamá

Esto de ser papá…

Todos habrán visto la escena, hombre, no importa la edad, rodeado de decenas de personas que le dan indicaciones al mismo tiempo, mientras él y el mundo a su alrededor dan vueltas sin parar.

La escena dibuja a la perfección lo que he sentido como padre.

A lo largo de mi vida, he enfrentado algunos retos: académicos, profesionales, deportivos, personales… Pero NINGUNO se compara a ser padre, lo cual puedo describir como un verdadero salto al vacío.

Parado allí, el mundo entero indicándote qué hacer, perfectamente paralizado al no saber con certeza, cómo guiar a estas criaturas que han puesto bajo mi custodia, poco a poco fui entendiendo que para sobrevivir y quizás hacer algo provechoso en este negocio de ser papá, dos cosas serían necesarias: primero, entender que en todo momento, sus necesidades vendrían por delante de las mías. Puedo renegar, ñañequear, maldecir, y cientos de etcéteras y nada cambiaría: las necesidades de estas dos, SIEMPRE están por delante de las mías. Segundo, me tocó entender que para tener la más remota posibilidad de no hacer un reguero en este tema, me iba mejor estando allí.

Llegando a 16 años de experiencia en el tema, estoy profundamente agradecido por estas DOS revelaciones, pues siendo padre he reído y llorado con mayor intensidad, y he sentido, a través de ellas, mayor orgullo que con cualquiera otra bobada que personalmente haya podido lograr.

En general evito los calificativos “bueno” y “malo”, y en particular los evito al hablar de padres y madres, pues cada quien hace lo que puede con lo que tiene… Para mis hijas, trataré de arreglar una y mil cosas que las enfurece y enloquece, pero dos cosas seguiré haciendo tal cual: poniéndolas a ellas delante mío y siempre diciéndoles TOY!

Total, el más beneficiado he sido yo, al poder llamarme papá…

Mi camino al Ironman: bueno… casi

El camino ha sido largo. Las cosas como son, yo sólo corro… Pasé de la obsesión de correr maratones, con sus rigurosos entrenamientos, ritmos, intervalos, tempos, geles y electrolitos, frecuencia cardíaca y zonas de entrenamiento -sólo escribirlo me es doloroso-, al mundo relajado del ultracorredor de trillos, sin agenda, sin horario, sin monitor, por momentos sin reloj, cada vez con menos comida… fue como un desnudarse hasta quedar con zapatillas y una botella de agua. El cambio fue filosófico también, en medio de una agenda “complicada” el trillo te enseña a dejar un poco que las cosas vayan pasando, y te conviertes en espectador, más que en diseñador.

En medio de este “dejar que las cosas vayan pasando” empecé a aprender del triatlón. Recordé mis días de natación infantil, y entrené por un par de años la bici, llegando a hacer un par de triatlones olímpicos y distancia 70.3. Allí podría terminar la historia… me parece tener un final felíz… Pero soy como soy, para bien y para mal, y estoy rodeado, por quienes me rodean (también para bien y para mal), pues el flujo de la decisiones tienden a desviarse hacia el extremo. Una salida a cenar o a tomar unas cervezas con los ultrarunners, termina con una inscripción en una carrera de 100 millas. Del mismo modo, una aventura llamada Tristore, termina con una inscripción en un Ironman (gracias Gae y Luismi), y luego de divertirme en la corrida del 70.3 en Panama, almorzando con mis hijas, sentenciamos en una servilleta, que haría un Ironman.

Entrené 4 meses para Ironman Arizona en noviembre de 2014. Pero en este “dejar que las cosas vayan pasando” motivos familiares me hicieron cancelar el viaje a 4 días del evento. Ahora empujado por otro grupo de amigos con pésimas intenciones, liderados por “el Capi”, quedé inscrito en Ironman Maryland 2015. Entrené 3 meses. Viajé con mis hijas a Washington, para ver un huracán azotar la costa este y recibir noticia de la cancelación del evento. Y para ser redundante, en este “dejar que las cosas vayan pasando“, me inscribí en Ironman Texas, donde aún iríamos un buen grupo.

Si hecho atrás un poco, aquel cambio de filosofía que vino junto a dejar los maratones y transformarme en corredor de trillos y montañas, puedo decir que acomoda mejor esta agenda complicada que llevo. No estando dispuesto a “sacrificar” mi tiempo de familia, trabajo, Iglesia y amistades, el “entrenamiento” para el Ironman sería, digamos “a mi manera”… 10-12 horas por semana con suerte, casi una herejía cuando lo usual va de 16-20 horas. Muchos critican que lo haya hecho de esta manera, pero siempre tuve claro, que con más horas tendría un mejor resultado, pero yo iba por la experiencia, no por el premio.

Me adelanto a “la carrera”. Tristemente mis hijas no me acompañarían y poco a poco mis compañeros de entrenamiento fueron cambiando los planes. Para rematar, imundaciones obligaron a los organizadores a acortar la ruta de bicicleta de 180 Km a 150km, con lo cual  mi “Ironman”, no sería un Ironman verdadero. Esta decepción hizo que mi último partner cambiara de planes y me lancé solo para Texas. Pero en este “dejar que las cosas vayan pasando“, me enteré que varios del TTT irían y cuadrar algo de logística con Cristy Mata y Pedro Cordovez, probaría vital para la experiencia. Llegué a Texas apurado, logré registrarme y completar todo el trámite que involucra este tipo de eventos. Las bolsas para cada uno de los deportes, la bicicleta, sus equipos, la nutrición… En fin, en eso pasó el viernes y ya se venía encima el día… sin ayuda hubiera estado FRITO!

4 am despertar, café, banana, 1/2 bagel con queso… Más por trámite que por nutrición porque quién rayos puede comer a esa hora. Llegué al área de transición 5:30, dejé todo listo, aterrado que se me quedara algo fundamental como el casco, o los zapatos de la bici… Acostumbrado a sólo preocuparme de zapatillas y agua, el triatlón toma tiempo adaptarse, y no me sentía tranquilo. Pero llegó las 6:40 am y dieron la largada.

nadar

Nadar 3800 mts: entramos al agua tibia, chocolate… un asco… Intenté buscar espacio entre 2000 cuerpos, cada quien buscando su espacio, y obviamente ocurría a menudo que compartíamos ESPACIO, en medio de manotones, pataditas, codasos, etc… Me alinié en el costado izquierdo, siempre buscando las boyas pues el circuito giraba sobre ese lado. En el primer giro, me atropelló una multitud, y tomé nota… no pegarse a la boya. Me coloqué detrás de un grupo, nadando por feeling de la turbulencia de sus patadas, como he visto a la gente entrenar. Tragué dos litros de agua chocolate, y pensé la diarrea que vendría bajando en los próximos días. Ni modo, dando el último giro, enfilé hacia la salida, pisando la alfombra en 1:25, 5 minutos lento a lo que había colgado como natación ideal.

T1: la primera transición fue eterna. Comí una banana. Me puse camiseta de bici encima del trisuit para poder cargar mi nutrición, bloqueador, lentes, agua y salí. Casi 8 minutos, un mundo!

rodar

Rodar 150Km: todo mi entrenamiento había sido enfocado a la bici, pues toma mucho tiempo, es mi mayor debilidad, y pues, pesa mucho en un Ironman. Pensé que podría mantener 27-28 kph, lo cual me daría un tiempo de 5:30. Al empezar la bici, se hizo aparente que la calle era buena, pero habían muchos giros, por lo que no era raro quedar en pelotones de ciclistas, donde uno aprovecha un poco el “draft” del que va delante. No voy a mentir, aproveché segundos de draft cuando alguien se puso delante…mea culpa! Primera hora promedié 31.5, segunda hora 30.5 y empecé a pensar que esto era posible. A la mitad del camino, ya eran pasadas las 11am y el calor estaba intenso. En cada puesto de abastecimiento me bañaba con una botella de agua, rellenaba las mías y tomaba Fizz o Gatorade. Mi plan de nutrición fue bien, medio emparedado mantequilla, queso munster y pavo cada hora. En el Km 100 paré, oriné, me bañe con dos botellas de agua fría y comí un banano. Una voluntaria me dijo “dude, you got this, you are a f***ing Ironman“… Me sonreí, consciente que la pobre no tenía idea de lo que faltaba. La última hora fue un eterno empujar para no bajar de 29-30 kph. Entrar a las calles conocidas de The Woodlands me ayudó, y así llegué al area de transición donde otro voluntario me recibió “can I take your bike from you”… Nuevamente sonreí, coño llévatela a la casa si quieres!!! 151 Km, 5:03… quién lo iba a decir… Mejor de lo pronosticado.

T2: la segunda transición fue otro desastre. Me tomó un siglo llegar a recoger mi bolsa, quitarme todos los chécheres de la bici. Pero ya cómodo con gorra, lentes y zapatillas, caminé al área de bloqueador solar a que me embatunaran completo… 8 min

Correr 42Km: como habían 5 puntos de abastecimiento en cada uno de los 3 loops, mi plan era tratar de caminar mientras comía en cada puesto, y correr el resto del tiempo. Mi predicción era un maratón de 4:30, aunque alguien que me leyó la mente, apostaba a 4 horas (Homero, me debes la cena bro!). Temprano en la corrida agarré ritmo de 5:20 y me topé al coach Pavoni que me dijo que Cristy venía empezando su segundo loop justo detrás, un poco lastimada. En la primera estación me alcanzó, venía un poco lento para su ritmo usual, y como venía enfocada, decidí colocarme adelante y tratar de jalarla un poco. Esto me ayudó a marcar ritmo de 5:15 y usar las estaciones para ponerme hielo (en todas partes VITALES), naranja, uvas, banana, chips, agua y coca cola. Pasé la media en 2:03 y supe que sub 4 no sería hoy. El cielo se puso negro de repente y empezó una tormenta eléctrica, seguida en poco tiempo de granizos. Temí que cancelaran la carrera. GRANIZO??? Justo en el Km 26, un sheriff cerró la ruta y dirigió a cientos de corredores a un estacionamiento. Allí me alcanzó Cristy. Ella triste porque no lograba el puesto que anhelaba, yo sin poder creer, que me cancelarían la carrera después de tanto pereque. Pero en este “dejar que las cosas vayan pasando“, después de unos 10 minutos, paró el granizo y nos largaron de allí. Cristy salió como un rayo y a mi me costó volver a encontrar el ritmo, conformándome con 5:40, sintiendo un poco de dolor en las plantas de los pies… Recordatorio de lo que es correr una maratón. Sin más ni más, apareció la señal que dirigía la finish line, y cuando el anunciador dijo “Carlos Rettally, YOU ARE AN IRONMAN”, mi reloj leía un maratón de 4:19, quizás 4:13 si se descuenta el tiempo en el estacionamiento.

No pude evitar pensar dentro de mi,

“bueno, faltaron 29Km de bici, así es que Ironman más o menos”

Pero en ese “dejar que las cosas vayan pasando”, acepté la medalla, que irá al cajoncito, me fui a la tolda que decía FOOD y de allí a buscar mi teléfono a dar la noticia a mi familia y amigos… Agradable sorpresa, ver cuánta gente había estado pendiente… Quizás sólo por sentirse así de querido, estas “locuras” valen un poco la pena… quizás. Después nos recibió a todos, Pablo Testa y su esposa Ari, para unas bebidas celebraTTTorias, y así quedé oficialmente adopTTTado por el fin de semana.

Y esta es la historia de mi (casi) Ironman. Excelente experiencia sin haber tenido que sacrificar mis prioridades. Sólo tuve una semana mayor de 12 horas de entrenamiento. No fue fácil tener que nadar al mediodía o rodar a las 4 am o correr a las 10pm, pero prioridades son prioridades y siento que confirmé que si uno logra “dejar que las cosas vayan pasando”, manteniéndose fiel a quien uno es, pues las cosas se dan…

y quizás se volverán a dar… PLOP!

medalla

Costo de la educación

Ultimamente el tema de numerosas reuniones e incontables intercambios en twitter, da vueltas alrededor del costo de la educación. Específicamente, cuando el tema se analiza como se haría con cualquier otro tema económico, es decir… si yo voy a gastar X dinero en algo, quiero saber si el retorno de esa inversión, es adecuado.

La base del análisis tiene que ser, tristemente, la educación pública en nuestro país. Datos de contraloría arrojan unos 840mil estudiantes, y el presupuesto de MEDUCA ha sido aprobado en 1,380MM. Si dicho monto se pagase en 10 mensualidades (como un estudiante de escuela privada), MEDUCA paga aproximadamente $164 mensual por estudiante.

  • No sorprende que la cifra es exorbitante, dado que se sabe que el Estado es el peor administrador que existe. Pero esto nos lleva a recordar el “tiquete educativo”… como estudiante de escuela pública, cuánto quisiera que MEDUCA le diera mis $164 mensuales a la escuela de mi gusto, y pues yo pagaría la diferencia, en caso de que fuese escuela privada. La idea sería, buscar un mayor rendimiento a mis $164,tomando en cuenta que existen escuelas privadas bastante “buenas”, cuya mensualidad está por debajo de $300 mensuales, en algunos casos en $200.

Lo expuesto anteriormente nos pone de frente al tema del retorno de la inversión, el cual es complicado de medir cuando se habla de educación. Al final del día, en cada caso se usará una métrica distinta, a considerar:

  • Académica: un buen retorno sería una educación académicamente sólida, lo cual se mide en pruebas estandarizadas, % de ingreso a universidades prestigiosas, tipos de trabajos obtenidos a futuro, etc…
  • Alternativa: en el  mundo de hoy, muchos padres quieren una educación no tradicional, y verían con buenos ojos, invertir en escuelas que dan énfasis a conceptos como “las 7 inteligencias”, el nivel de inclusión a discapacitados, el contacto con estudiantes de diferentes estratos sociales, y otros
  • Extracurricular: alguno pondrá gran énfasis en escuelas que ofrecen sendos programas como clubes de debate, expresión artística o deportes.
  • Integral: padres podrán preferir escuelas que se dedican a cultivar una religión particular o el énfasis en el desarrollo de valores en los estudiantes. 

Ahora, según el criterio de evaluación que cada usuario decida emplear, tocará ver si “vale la pena” gastar la cantidad adicional de dinero entre dos escuelas. Por ejemplo, si quiero que mi hijo entre a la mejor universidad a nivel internacional, contemplo dos escuelas:

  • Escuela A: $250 mensual … 25% de sus graduandos van al extranjero
  • Escuela B: $600 mensual … 75% de sus graduandos van al extranjero.
    • Pareciera que mis probabilidades aumentan en un 50%, a un costo de $350/mes x 10 meses x 6-12 años (tomando toda la escuela o sólo secundaria) = $21,000-$42,000 Me tocaría preguntarme si este tipo de inversión “vale la pena”.

Muchas de estas decisiones no son “correctas o incorrectas”, pero tiro estas ideas al aire, pues las mismas estaban reservadas para la educación universitaria, pero en la medida en que la educación primaria y secundaria se ha ido encareciendo, el tema me parece cada vez más relevante.

Finalmente, regresando a la métrica usada para evaluar el retorno de la inversión, el tema se pone verdaderamente complicado, cuando sale a la palestra algún idealista (todavía existe alguno) que siente que la escuela es un lindo tiempo para tener una experiencia global, amplia, destinada a empezar a encaminar al joven hacia la búsqueda de su felicidad… a ver cuánto estaríamos dispuestos a pagar, si estos objetivos se lograsen en el cole.

Qué puedo comer?

Ando un poco distante del blog, pero el tema creo que lo amerita.

Muchos saben que hace rato vengo con la cantaleta de la alimentación. En twitter incluyo el #JustEatRealFood hasta en cansancio y no sé si cae en oídos sordos, pero yo sigo… porque cada vez la evidencia apoya más y más, el efecto nocivo que ha tenido (y sigue teniendo) el procesamiento de alimentos, en la salud en general, no sólo en término de obesidad, sobrepeso, diabetes, hipertensión y enfermedad cardiovascular, sino en enfermedades inflamatorias “modernas” como migrañas, fibromialgia, cansancio crónico, intestino irritable, etc…

Como médico, gastroenterólogo, y como alguien que siempre está fregando la paciencia sobre la alimentación, a diario me hacen preguntas como: las frutas engordan? el brocoli en bueno? cuál es el problema con el gluten? los lácteos matan? Otros preguntan sobre tipos específicos de dietas: vegetariana? mediterranea? low carb? low fat? cetogénica? gluten free? y mi pregunta favorita… Doc tu eres paleo?

Me tomaría una eternidad hablar sobre cada uno de estos temas, por lo que me remito a comentar sobre un artículo publicado online el 9 de marzo en el portal open access del British Medical Journal, bajo la supervisión del Dr Mozaffarian de Tuffs U en Boston, titulado Ultra-processed foods and added sugars in the US diet: evidence from a nationally representative cross-sectional studyEl objetivo principal del estudio era revisar el contenido promedio de azúcares añadidos en la dieta y % de individuos consumiendo más de 10% de sus calorías en forma de azúcares añadidos.

Curiosamente, los hallazgos del estudio hacen que los investigadores enfoquen poco la atención al objetivo principal, pues se tropezaron con un hallazgo mayor… que hay una proporcionalidad entre el consumo de alimentos procesados, y el consumo de azúcares añadidos. Dicho de otra forma, reduciendo uno, reduces el otro.

Resultados importantes:

  • Alimentos muy procesados constituyen el 58% de las calorías ingeridas (1200/día)
  • En dichos alimentos muy procesados, se encuentra el 90% de los azúcares añadidos de la dieta diaria
  • Azúcares añadidos representa más del 13% de las calorías ingeridas

Y de dónde sale tanto azúcar?

  • Sodas y jugos de frutas 49%
  • Cereal y bebidas lácteas 15%
  • Postres 18%
  • Snacks y panes 15%

El estudio encontró que para para reducir azúcar añadido en la dieta, hay que reducir los alimentos procesados. Específicamente, hay que lograr que menos del 40% de nuestras calorías vengan de alimentos procesados. Entre los 9000 encuestados en el estudio, sólo el 20% logró dicha “saludable” cifra.  Será que hacemos una encuesta panameña?

Podríamos seguir sacándole el jugo a esta interesante información, pero para no extenderme, siento que claramente este estudio, y muchos  otros, nos están mostrando las respuestas a muchas de las preguntas arriba enumeradas y que podría resumir al decir, que

nuestra dieta debiera ser similar a aquella de la época pre-industrial,

rica en frutas, vegetales, nueces y productos animales (carne, leche, huevo)… asegurándonos de que estos alimentos, se mantengan lo más cerca a su estado natural posible. Piensa cuánto hay que modificar el trigo para que sea pan, cereal, barra “saludable”, bizcocho, etc… Ni hablar de soda, jugo, especialmente si es “light”.

O sea … #JustEatRealFood

De Educación Sexual a Desarrollo Integral del Joven

He dado muchas vueltas para hacer algo, que para mi resulta muy natural, dar mi opinión. Han ido pasando los días desde que salió al tapete el proyecto de Ley sobre Educación Sexual, y no he podido hilar bien tantas ideas, quedándome con esta sensación de estar dando vueltas alrededor del tema, sin aterrizar en lo importante. Y luego de darle vueltas, siento que lo importante, lo olvidado, son los jóvenes … nuestros hijos!

Panamá vive una verdadera crisis. Bien enumeradas han sido las alarmantes cifras de adolescentes embarazadas y jóvenes con infecciones de transmisión sexual, reflejo de una juventud cada vez más precoz en cuanto a su sexualidad, y evidentemente tomando una (o múltiples) decisiones equivocadas, o al menos decisiones para las cuales no están listos.

Yo quisiera incluir, sin embargo, en esta “exposición de motivos”, algunos datos que se mencionan de pasada, y que considero medular en el abordaje INTEGRAL de este problema. Es que al mirar nuestra sociedad en el espejo, también logramos ver altas tasas de divorcios, familias desintegradas y madres solteras. Números cada vez mayores de consumo de alcohol y drogas de todo tipo, tanto en jóvenes, como en sus progenitores. Altísimas tasas de deserción escolar o que menos del 50% de esos jóvenes, que logran terminar la escuela secundaria, pasan los exámenes básicos para ingresar a las universidades nacionales.

Entra aquí el HD Crispiano Adames con un proyecto de ley que pretende atacar algunas de estas alarmantes cifras a través de un programa de Educación Sexual, así como disposiciones para la atención de salud, y en ello, de salud sexual.

La ley ha logrado unificar y polarizar en radio, televisión y redes sociales.

Panamá parece estar rotundamente de acuerdo con que se le brinde una Educación Sexual a toda la población.

De allí en adelante, el proyecto de ley polariza en medio de artículos vagos, controversiales y por momentos contradictorios. Pero más allá, opino que la ley se queda en ser poco más que un parche a una realidad social tanto más grande, que de quedar desatendida, probará el resto de las medidas, infructuosas.

Filosóficamente, todos queremos un desarrollo integral para nuestros jóvenes. No sólo queremos reducir embarazos precoces o infecciones de transmisión sexual, queremos una juventud que aspire a cosas grandes, en materia académica, cultural, deportes y socialmente.

Se ha demostrado que el joven que inicia su vida sexual tempranamente, aún sin “complicaciones”, padece altas tasas de depresión, suicidio, baja autoestima, pobre rendimiento académico y bajas expectativas de superación. Es por esto, que el principal objetivo de la Educación Sexual, NO DEBE SER prevenir embarazos, sino promover valores que conlleven a la abstinencia. Este tipo de programas (abstinencia + educación de métodos preventivos) han demostrado exitosamente, retrasar el inicio de la vida sexual en el jóven.

Y qué hacer con el chico que ya es sexualmente activo? Bajo el mismo concepto, su desarrollo integral depende de la incorporación de valores a través de los cuales se estime a sí mismo y respete su cuerpo, lo que a la vez le ayudará a valorar y respetar a su pareja. Entonces, se le sigue educando hacia la abstinencia.

A pesar que programas como el descrito, han sido puestos en práctica y mostrado su efectividad científicamente, muchos los tachan de ser utópicos, alegando que los chicos ya están teniendo relaciones y no van a parar. Bajo esta lógica, promueven el uso de anticonceptivos, condones, y todo el repertorio de métodos, que con cierta eficacia pueden reducir las cifras mencionadas, pero que en poco ayudan al desarrollo integral de estos jóvenes. Les fracasamos como tutores, al darles lo que piden, y fracasamos a la sociedad coartando el desarrollo integral de generaciones venideras.

Dicho todo lo anterior, abogo por un proyecto de Educación Sexual (que no tiene que ser ley) que sea sencillo, de aplicación inmediata, enfocada en valores y abstinencia, que incluya la educación sobre métodos preventivos, enfermedades y consecuencias de una vida sexual activa.

El resto de las normativas que incluye la Ley propuesta por el HD Adames, a saber aquellas destinadas a prestaciones de servicios de salud en materia sexual, especialmente las que involucren a menores, deben ser ampliamente discutidas, hasta que se elabore un proyecto coherente que no deje espacio para interpretación en temas álgidos como la patria potestad y la atención de casos donde se alegue violencia sexual, por mencionar algunos.

El debate ha sido acalorado, y debemos rescatar lo bueno que ha salido del mismo. Ha llegado la hora de ser anticuado. Basta ya de darles a los chicos todo lo que quieren, al instante que lo piden. Como padres, sabemos lo que es mejor para nuestros hijos, y lo mejor es lo que debemos darle.